HABILIDADES ACUÁTICAS POR FONSO PIÑEIRO


Una semana más en Moraduix.com tenemos el placer de contar con Fonso Piñeiro, director técnico del Club Natación Voltor de Mallorca.

Esta semana Fonso nos habla de las cualidades y habilidades que adquiere el más pequeño en el ámbito acuático.

HABILIDADES EN RELACION AL MEDIO ACUÁTICO

De la misma forma vamos a plantear las adquisiciones del bebe e infante cuando se incorpora a un proceso educativo acuático, teniendo en consideración el nivel madurativo en el que se encuentra al introducirse en el medio acuático,

Por ello na sólo se plantea la edad de inicio a la actividad, sino también la importancia de la Transferencia Familiar Educativa Acuática con que nos llega el pequeño, como carga educativa que marca las expectativas del niño/a y su tutor o responsable (familiares) hacia la Matronatación, Natación de bebes o Actividades Acuáticas con bebes e infantes, para el aprendizaje sistemático, automatizado e instruccionista de la supervivencia en el agua o la tendencia más compartida actualmente por todos los educadores acuáticos del disfrute del desarrollo armónico, integral de la persona en consonancia a la libertad y autono­mía que nos ofrecen las prácticas acuáticas, terrestres y mixtas, durante todo un programa de Educación Acuática Infantil.

De forma general está reconocido que a través de la Actividades Acuáticas se provocan las siguientes ventajas sobre el individuo en su más tierna infancia:

- Pronta Socialización, por el trabajo grupal y de convivencia entre educadores acuáticos, fami­liares y nenes,

- Aumento y mejora de las capacidades físicas, de forma general y global, como base de su condición física: Flexibilidad, Capacidad aeróbica, Fuerza e incluso Resistencia.

- Mayor capacidad de orientación espaciotemporal y alto grado de percepción kinestésico­táctil en cuanto al medio acuático, "sentir el agua”.

Creemos conveniente puntualizar aquellas variaciones más significativas que pueden surgir en fun­ción del momento o edad madurativa en la cual se incorpora el infante a la Actividad educativa en el medio Acuático:

- El niño que se incorpora pasado el año, la única diferencia con el anterior es que no se provocan los reflejos y existe un primer rechazo a ciertas posiciones de forma brusca e insistente, pero se adecuan rápidamente al proceso propuesto.

Una explicación posible del rechazo a la posición dorsal podría atribuirse, en parte, al "abismo visual" o percepción de la profundidad, dentro de esa sensación corporal global de inestabilidad y sentimiento de pérdida, que percibe el bebe, y es más acentuado al año que a los 6 meses, acorde a la argumentación de conducta aprendida.

- El pequeño que se incorpora en su 2º y 3º año, ya tiene una identidad establecida y una auto­nomía corporal en tierra desarrollada, con bastante dominio psicomotor, por lo que necesita de una transferencia educativa al medio más dirigida y a través del juego colectivo, donde los padres también participan, pero su presencia se hace menos dispensable tras el primer periodo de familiarización.

Probablemente encontrarnos más rechazo a la posición dorsal por lo acentuado que traen el control postural y su orientación temporoespacial en su verticalidad, prefieren piscinas poco profundas y orillas donde permanecen de pie, andan, saltan, etc. La metodología educativa sigue siendo la misma, aunque dado el estado madurativo del niño, se plantean estrategias con actividades más adecuadas a su desarrollo.

Fonso Piñeiro. 

Licenciado en CCAFYD

Director Técnico Club Natación Voltor

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados